Q

Querida Keyla Martínez, ¿quién es tu asesino?

COMENTARIO

Ahora ese eslogan gastado de “ni una más” parece recobrar sentido, o esas luchas “feminazis”, como vulgarmente se dice, tienen una razón de ser y es porque nos están matando. 


Keyla Martínez murió en una celda en la estación policial de La Esperanza, Intibucá. Foto: Policía Nacional de Honduras
Keyla Martínez murió en una celda en la estación policial de La Esperanza, Intibucá. Foto: Policía Nacional de Honduras
Telma Quiroz<br><a href="https://www.instagram.com/gabyquirozh/" data-type="URL" data-id="https://www.instagram.com/gabyquirozh/">@gabyquirozh</a>
Telma Quiroz
@gabyquirozh

Es una amante de las buenas historias e incansable investigadora que demuestra en su trabajo periodístico su pasión por encontrar la verdad y lograr la justicia social. Es parte de la nueva generación de periodistas que prometen cambiar la historia de Honduras.


La Unidad Departamental de Policía número 10 de La Esperanza, Intibucá, fue el escenario donde diste tu último respiro. Eras muy joven y ten por seguro que nada de esto fue tu culpa.

Me hubiese encantado que nos dieras algunas respuestas que aún no quedan del todo claras… La noche del sábado 6 de febrero, te detuvieron por escándalo en la vía pública y parece que traías un nivel de alcohol algo elevado, o por lo menos eso fue lo que escribieron las “autoridades”.

Horas después de tu detención, aparece ese suéter que usaste esa noche doblado en tu cuello, por lo que los excelentísimos policías atribuyen tu muerte a un suicidio. Estúpido, ¿no te parece? 

Te llevaron al hospital más cercano, donde declararon tu cuerpo un cadáver más. Es necesario decir que el jefe de la unidad mencionó que aún tenías signos vitales al ser trasladada al hospital, pero, según el personal médico, cuando tu cuerpo llegó, ya no había nada más que hacer, tu ser ya se había marchado. 

Las personas más cercanas a ti aseguraron que era imposible que te hubieses quitado la vida. Pero las autoridades no contemplan otro panorama. Hasta que la noticia de tu muerte se hizo viral. 

Fotografía: Celda en donde estaba detenida Keyla Martínez
Fotografía: Celda en donde estaba detenida Keyla Martínez

Ahora se exige al unísono conocer la verdad de lo que sucedió. 

Las autoridades se negaron a abrir tu cuerpo y descifrar la verdadera razón de tu partida, pero a veces las redes sociales pueden ayudar a agilizar los procesos. Es así como, mediante una presión mediática, se procede a hacer la autopsia. Apuesto a que viste muchos cuerpos en ese estado y estabas familiarizada con esas emergencias gracias a que te faltaba poco para egresar de la carrera de Enfermería. De lo que sí estoy segura es de que nunca te imaginaste terminar así, menos al ser detenida por la honorable Policía Nacional de Honduras. 

Días después, el Ministerio Público asegura que lo que las autoridades habían declarado un suicidio es nada más y nada menos que un homicidio. 

Entonces, Keyla, ¿quién es tu asesino?

Keyla Martínez. Foto: Facebook
Keyla Martínez. Foto: Facebook

En Honduras, nacer mujer parece ya castigo suficiente. 

No se tiene a un culpable y lo más irónico es que todo sucedió en las narices de la Policía. Pero… algo no encaja. O definitivamente son una bola de incompetentes como para no darse cuenta de que están matando a alguien bajo su supervisión o todos los que se encontraban allí esa madrugada son los actores inescrupulosos en el estrangulamiento de nuestra querida Keyla. 

Ahora ese eslogan gastado de “ni una más” parece recobrar sentido, o esas luchas “feminazis”, como vulgarmente se dice, tienen una razón de ser y es porque nos están matando. 

¿Hasta cuándo dejaremos de sentir miedo?

NO TE LO PUEDES PERDER…

Cómo le robaron 20,000 lempiras de su tarjeta de débito sin que se diera cuenta

A Julián casi le dio un infarto cuando descubrió que los clonadores de tarjetas habían hecho 20,000 lempiras (casi 1,000 dólares) en compras a su nombre Los casos de compras fraudulentas como el de Julián se multiplican en Honduras. Las mafias de clonadores de tarjetas pueden estar operando en conocidos negocios en las principales ciudades..

Familia de Dunia Orellana.

Cómo vi morir de sida a mi padre y a mi hermano*

Treinta años han pasado desde que Roberto, padre de la periodista y documentalista Dunia Orellana, falleció de esta enfermedad. Doce años después, la historia se repitió en 2003 con su hermano Cristian. Este relato basado en hechos reales rescata los acontecimientos que rodean sus muertes Este texto de Dunia Orellana fue publicado originalmente en la..

Seis de cada 10 personas dicen que todo empeoró durante la pandemia

Seis de cada diez personas dicen que su situación empeoró con la pandemia, según el documento del Centro de Estudio para la Democracia. Entretanto, nueve de cada 10 opinan que la corrupción en Honduras es elevada     LUIS VALLECILLO Periodista e investigador social   Instagram: @luisv0905               Tegucigalpa, Honduras…

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

CategoriesSin categoría
Reportar Sin Miedo

Periodismo diverso y participativo de interés público

Deja un comentario