O

Organizaciones feministas abogan por el derecho a decidir en Honduras

Por Dashiell Allen

 

Nota reproducida de Latinarepublic y traducida al español  por Reportar sin Miedo

 

Las organizaciones Somos Muchas y Acción Joven abren caminos para concienciar a la sociedad y a las mujeres sobre derechos reproductivos en Honduras

En Honduras, donde el aborto está prohibido sin excepción, la asociación feminista a favor del derecho a decidir Somos Muchas usa las artes y las redes sociales para concienciar sobre la importancia de los derechos reproductivos.

El aborto es ilegal en Honduras desde 1985, pero una enmienda constitucional del 28 de enero de 2021, que declara que «la vida comienza en la concepción», hará mucho más difícil el camino a la legalización. La enmienda requeriría una mayoría de tres cuartos de los votos en el Congreso para que la revoquen. La perspectiva es sombría si se tiene en cuenta que más de dos tercios de los senadores votaron para aprobarla.

Los derechos reproductivos son de especial importancia en Honduras. Se estima que una mujer o niña es agredida sexualmente casi cada tres horas en el país. Según datos de UNICEF de 2018, Honduras tiene la tasa más alta de embarazos adolescentes en Centroamérica, con 103 por cada 1,000 adolescentes. Por otra parte, una encuesta conducida por la organización Acción Juvenil Honduras en 2020 agrega que el 58% de los entrevistados declaró que no tiene acceso a ningún medio anticonceptivo.

Somos Muchas es una asociación de más de veinte organizaciones a favor del aborto que se unieron en 2016 cuando el Congreso de Honduras estudiaba la adaptación de un nuevo código penal. En ese momento, esperaban que el nuevo código permitiera el aborto en casos de violación o cuando pusiera en peligro la vida de la madre. En la actualidad, su objetivo es legalizar el aborto en tres circunstancias: peligro para la madre, en casos de violación y «cuando existan graves malformaciones congénitas incompatibles con la vida.»

Una encuesta de opinión pública reveló en 2016 que la mayoría de la población apoya la legalización del aborto en casos excepcionales. Al mismo tiempo, la encuesta reveló que solo el 8% de la población está a favor del aborto indiscriminado, por eso Somos Muchas considera importante concienciar a toda la sociedad sobre el aborto. Una de sus estrategias es pedir a las personas con grandes plataformas públicas, como los influencers de las redes sociales, que hablen de los derechos reproductivos en sus plataformas.

«Estamos en el proceso de mantener un contacto constante con las voces que tienen grandes audiencias: encontrar personas con gran influencia pública y pedirles que hablen de nuestro movimiento. Si defienden la democracia, se oponen a la violencia contra las mujeres o se preocupan por los derechos de los jóvenes, conectamos todo eso con el derecho a decidir».

 

Imágenes del 25 de enero de 2021, Día Nacional de la Mujer en Honduras. Una campaña de Somos Muchas para generar conciencia.

 

Imágenes del 25 de enero de 2021, Día Nacional de la Mujer en Honduras.

 

Jinna Rosales es la directora de Acción Joven Honduras, una de las organizaciones aliadas de Somos Muchas. Cree que Honduras está «a años luz» de Argentina -que legalizó el aborto hasta las catorce semanas de gestación en diciembre del año pasado, tras no hacerlo en 2018- y coincide con Medina en la importancia de la concienciación.

En noviembre, Acción Joven Honduras lanzó una campaña llamada Mujer Camino Lucha. La campaña reunió a seis bandas de rock hondureñas populares y principalmente masculinas. Cada banda compuso una canción sobre los derechos de las mujeres.

Rosales explica: «Sabemos que cada una de estas bandas tiene su propio público, sus voces llegan a otras personas, y nuestra idea era aprovechar a sus fans o seguidores para transmitirles nuestro mensaje sobre la urgencia y necesidad de defender nuestros derechos [reproductivos]».

Las canciones y sus vídeos musicales están disponibles en Youtube.
Vea aquí los videos: https://accionjovenhonduras.org/mujer-camino-y-lucha/

Zoila Lagos es la coordinadora de la Asociación de Apoyo Mutuo entre Mujeres en Honduras, que también es miembro de Somos Muchas. Su organización ha desarrollado una estrategia similar. Su proyecto más reciente ha sido un mural en el que aparecen tres mujeres con la leyenda «Te escuchamos, nos acordamos y seguimos».

Lagos describe el objetivo de la campaña: «El mural ha sido bien recibido. A un lado de él hay un espacio en blanco donde están escritos los nombres de las mujeres asesinadas, conocidas y desconocidas, y de las mujeres distinguidas porque defendemos sus vidas, sus nombres y sus sueños».

 

 

Foto cortesía de Sonia Lagos.

 

Zoila Lagos es la coordinadora de la Asociación de Apoyo Mutuo entre Mujeres en Honduras.

 

Aunque el aborto puede ser un tema controvertido en Honduras, la necesidad de erradicar la violencia contra las mujeres no lo es. Dice Lagos: «No conocemos a nadie que esté en desacuerdo con la campaña. Nuestra principal meta era concienciar sobre la violencia contra las mujeres, las niñas y las mujeres trans».

La idea detrás de las campañas de Lagos y Rosales no es hablar inmediatamente sobre el aborto, sino conectar la necesidad de los derechos reproductivos con las consecuencias de la violencia de género, que los convierten en un tema urgente en Honduras.

Para Rosales, la educación sexual integral es crucial para cambiar las opiniones sobre los derechos reproductivos. Pone como ejemplo a Argentina, donde la educación sexual es parte de su plan de estudios desde 2006. Su organización también ofrece servicios de educación sexual a los jóvenes.

«Hay una gran necesidad de educación sexual y al mismo tiempo resistencia cuando se habla del aborto. Intentamos ir poco a poco, ablandando el terreno para entrar de lleno en los temas más delicados [como los derechos reproductivos]».

Lagos reconoce que hasta en su propia organización feminista es difícil hablar abiertamente del aborto. Describe cómo introduce el tema a las mujeres con las que trabaja:

«Las mujeres de nuestra organización proceden de comunidades en las que la religión es la influencia dominante, dirigida por sacerdotes machistas, misóginos y violentos, a menudo ligados a tradiciones de ‘obediencia’ y fieles a la palabra de la Biblia. Comienzo hablando de la autoestima y le pido a cada mujer que nombre sus capacidades y virtudes, comparando sus capacidades con las de su pareja, novio o marido. Cuando comparamos, muchas veces se dan cuenta de que la persona con la que comparten su vida no está en sintonía con sus sueños y capacidades. Por eso les pregunto: ¿por qué le pides algo a alguien que sólo sabe de copas y fútbol? Y entonces, poco a poco, vamos hilvanando la conversación hasta llegar a un Dios que sólo persigue a una mujer por ‘sus pecados’, y a un cura que sólo se refiere a las mujeres para juzgarlas. Seguimos platicando hasta llegar al tema del embarazo no deseado. Este proceso tarda tres o cuatro sesiones. Para llegar a la despenalización del aborto en tres circunstancias, uso ejemplos sencillos tomados de sus propias experiencias vitales [de cuándo una mujer necesitaría abortar]. No ha sido fácil, pero los resultados han sido excelentes».

Lagos, Rosales y Medina coinciden en que la lucha por el derecho a decidir en Honduras va a ser larga. Aunque creen que el aborto debería ser legal en todos los casos, estratégicamente restringen su campaña a la legalización en «tres circunstancias», para ser más pragmáticos. Medina reflexiona: «Siempre hay que soñar más allá de lo mínimo para que el sueño te siga inspirando».

Más allá de la campaña de concienciación, Somos Muchas espera que, después las elecciones generales de Honduras en noviembre de este año, el partido opositor Libertad y Refundación, que se formó tras el golpe de Estado de 2009, tome el control del Congreso. Si ganan el control, el partido tendría el poder de nombrar nuevos jueces para la Corte Suprema, que podría invalidar la enmienda constitucional, declarando que la votación en el Congreso fue «irregular» porque los resultados no se mostraron de forma transparente.

Lagos dice que, a pesar de los nuevos desafíos legales que ha traído la reciente enmienda constitucional, tiene fe en que las mareas del país están cambiando.

«Aunque las leyes lo prohíban, algo tiene que pasar en el Congreso para cambiar las leyes que nos persiguen y condenan a los defensores. No es posible que con tanto descontento, con tanto cuestionamiento, sigan los mismos en el gobierno. Algo va a pasar».

 

 

 

 

 

 

 

Dashiell Allen se graduó en el Reed College, donde estudió Literatura Latinoamericana y Española Peninsular. Dashiell eleva las voces de los activistas y organizadores que trabajan para promover los derechos humanos y los derechos de los inmigrantes. Su trabajo contribuye a romper con los estereotipos y llamar la atención sobre historias poco difundidas en toda América Latina.

CategoriesSin categoría
Reportar Sin Miedo

Periodismo diverso y participativo de interés público

Deja un comentario