Manifestaciones contra las ZEDE. Foto: Zaydee Sánchez
E

En Honduras protestan contra las ZEDE: nuestro territorio no está a la venta

Por Dunia Orellana (@duniaorellana), María Águilar (@mariale_twt), Zaydee Sánchez (@zaydee_s) y Abraham Márquez (@AbeMarquez3)



Cientos de personas acompañaron una manifestación popular que se realizó en San Pedro Sula como parte de una movilización contra la puesta en marcha del proyecto promovido por el gobierno de Juan Orlando Hernández en siete departamentos de Honduras

 

 

 

San Pedro Sula, Honduras. Con las «ciudades modelos'» o ZEDE, el gobierno podría acabar de dejar a María sin lo poco que le quedó tras las inundaciones causadas por los huracanes Eta y Iota en 2020.

 

La madre de cuatro niñxs llegó con toda su familia desde la colonia El Carmen, en San Pedro Sula, para protestar este sábado contra las ZEDE en Honduras.

 

Junto con ella, más de 200 manifestantes marcharon por el bulevar del Norte y gritaron consignas contra las zonas de desarrollo que el gobierno de Juan Orlando Hernández promueve como una alternativa para robustecer la alicaída economía hondureña.

 

María y sus hijos llegaron desde El Carmen, en San Pedro Sula, a la marcha contra las ZEDE.

 

En una pancarta gigantesca que abarcaba una trocha completa del bulevar, los manifestantes escribieron un mensaje contra algunos funcionarios del gobierno de JOH que han estado involucrados en escándalos de corrupción como el de los hospitales móviles.

 

“Devuelvan lo robado: Ebal, David Chávez, Toño, Lisandro Rosales, Marco Bográn, Gabriel Rubí, Rocío Tábora”, decía la pancarta que llevaba los colores azul y blanco de la bandera nacional de Honduras.

 

«Devuelvan lo robado» decía en la gigantesca pancarta que los manifestantes llevaron por el bulevar del Norte.

 

Marchan con temor a la represión

 

La marcha avanzó a pesar del temor a que policías y militares repitieran en el bulevar del Norte los actos represivos registrados en Chamelecón, al otro lado de San Pedro Sula, el viernes 18 de junio por la mañana, que dejaron a más de 10 personas heridas y cientos con problemas de salud por los gases lacrimógenos para detener la protesta.

 

En Chamelecón, las autoridades deshicieron a punta de garrotazos y bombas lacrimógenas una protesta pacífica de los vecinos que exigen la construcción de obras de protección contra las inundaciones.

 

 

 

Los manifestantes llegaron a la marcha contra las ZEDE a pesar del temor a la represión.

 

El gobierno hondureño no ha construido bordos a lo largo del río Chamelecón, a pesar de que este año tendrá un número récord de tormentas, señalan los habitantes de ese distrito al sur de San Pedro Sula.

 

Las autoridades, por otro lado, aseguran que ha invertido 25 millones de dólares en obras de protección.

 

La mañana del sábado 19, el ministro de Gobernación y presidente de la Comisión contra Inundaciones en el Valle de Sula (CCIVS), Leonel Ayala, firmó un acuerdo de aceleración en la construcción de bordos con líderes de los patronatos de Chamelecón donde se comprometía a levantar esas obras de contingencia.

 

 

 

 

 

 

 

«¡No pueden hacer ni un puto bordo y dicen que van a desarrollar el país!». Los manifestantes criticaron que el gobierno no ha construido bordos en el norte del país.

 

El día anterior, Ayala dijo en las noticias que los bordos “ya estaban casi terminados” y que de los 500 millones de lempiras invertidos tras las tormentas Eta y Iota en la reparación de diferentes infraestructuras hay un 64% de proyectos licitados y solo falta completar el 16%.

 

Los pobladores de Chamelecón denunciaron que lo único que habían hecho es colocar la tierra que sacaron de sus casas a la orilla del río y poner un par de gaviones con piedras.

 

¿Honduras a la venta?

 

También Ana, madre y pobladora de Choloma, se unió a la marcha de protesta por el bulevar del Norte.

 

Los manifestantes aseguran que las ZEDE servirán para que Juan Orlando Hernández evite una posible extradición.

 

Como ella, miles de hondureñas y hondureños no creen que las ZEDE sean una solución, sino, al contrario, una nueva estrategia de Juan Orlando Hernández para “vender el país” y esconderse de la justicia estadounidense que condenó a cadena perpetua a su hermano Antonio por el delito de narcotráfico en marzo de 2021.

 

JOH, según sus críticos, planea utilizar las ciudades modelos para huir de una eventual acusación de narcotráfico, ya que estos territorios no tienen acuerdos de extradición con Estados Unidos.

 

“Honduras es nuestra patria, su territorio no está a la venta. Las ZEDE son una violación de nuestro Estado de derecho”, dijo un joven manifestante.

 

Lxs casi 300 hondureños y hondureñas que acudieron a la protesta respondieron así al  llamado popular que grupos de oposición hicieron desde varias plataformas.

 

 

Ana recorrió más de cuatro kilómetros bajo el quemante sol de San Pedro Sula para exigir que se arranque de cuajo lo que los opositores al gobierno de JOH consideran un atentado contra la soberanía de Honduras.

 

Para ella y los demás manifestantes, las ZEDES equivalen a entregar la dignidad, es decir, lo único que les queda a miles de hondureños que lo perdieron todo con la pandemia y las inundaciones.

 

 

En contra y a favor

 

“Con más del 72% de la población en pobreza y con una tasa de paro de 10%, pretender generar desarrollo a través de unas ZEDE, cuando en ocho años en el poder no lo han logrado, es aprovecharse de la necesidad del pueblo. Las ZEDE son inviables económica, social y políticamente”, dijo el economista e investigador Alejandro Kaffati.

 

Por su parte, uno de los promotores de las “ciudades modelos”, el aspirante a diputado por el Partido Nacional, Ebal Díaz, dijo que los que están en contra de las ZEDE son los que tienen buenos trabajos, ingresos o quizá por interés político se oponen porque es una propuesta del Partido Nacional.

 

El presidente Hernández entregó a representantes de las ZEDE el acuerdo de la Corte Suprema de Justicia para la creación de Tribunales Especiales y el decreto legislativo que reforma la Ley del Impuesto sobre Ventas (ISV) para su aplicación en esas zonas.

 

 

 

 

Unen fuerzas en contra de las ZEDE

 

“Las ZEDE van a convertirse en un refugio de todos esos delincuentes que al finalizar su periodo ya no se van a poder refugiar en los Estados Unidos porque tienen temor a la extradición y a que los enjuicien en aquel país”, expresó la aspirante a diputada por el departamento de Cortés del Partido Libre, Silvia Ayala.

 

 

 

 

Según Ayala, el gobierno de Juan Orlando Hernández está  creando territorios “donde no van a aplicar las leyes de nuestro país, donde no va a poder tener ingreso ni jurisdicción la autoridad nacional”.

 

Los culpables del “saqueo del Seguro y de los fondos para la emergencia de la COVID-19” usarán las ZEDE para “refugiarse y protegerse junto con los enormes capitales, con el dinero producto del saqueo” que han hecho en Honduras”, agregó la aspirante de Libre.

 

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés, Pedro Barquero, manifestó que las ZEDES violan nuestra constitución, rompen nuestro Estado de derecho y violan la soberanía nacional. “Esa ley de las ZEDE hace varios años era ilegal y hoy todavía les están dando más beneficios, violando todavía más nuestro Estado de derecho”, afirmó.

 

 

Derogar esa ley “es importante”, añadió Barquero, “y que las personas que están pensando invertir en nuestro país a través de esa ley no lo hagan porque están poniendo su inversión en riesgo”. El empresario aceptó que vengan los inversionistas a Honduras, pero les pidió respetar la constitución, el Estado de derecho y la soberanía del país.

 

Ante las críticas que ha recibido por parte del gobierno, el cual dice que están protestando porque no son parte de los contratos, Barquero enfatizó: “No queremos que nos repartan un pastel, sino que se respete la soberanía y que tengamos un verdadero Estado de derecho donde todos seamos iguales ante la ley y que la ley sea justa”.

 

No es posible que las y los hondureños están “permitiendo en sus propias narices que estén vendiendo nuestro terreno. Están vendiendo Honduras a pedacitos. Es increíble”, lamentó el representante de la Sociedad Civil, Leonardo Pineda.

 

 

Pineda cuestionó a quienes aseguran que las ZEDE traerán beneficio y empleo al país. “Se han perdido un millón de empleos en los últimos dos años. No aplica. Se puede dar empleo de otra manera, sin vender el territorio nacional”, dijo.

 

Para el historiador Rodolfo Pastor Fasquelle, quien se unió a la marcha por el bulevar del Norte, el problema del gobierno de JOH “es la corrupción en todos los niveles. Toda la cúpula del gobierno está dedicada a hacer dinero fácil con los recursos y el poder del Estado”.

 

El exministro de Cultura Fasquelle acusó al gobierno actual de robarse el dinero “de los hospitales, las vacunas y el Seguro Social. Ahora están vendiendo el país porque ya no tienen que robar porque la pandemia quebró la economía y las tormentas terminaron de arruinar la infraestructura que había. Ya lo que les queda es estar vendiendo el país por pedacitos”.

 

Fasquelle explicó que la corrupción es la razón de la protesta y que no tiene sentido obedecer frente a eso. “Deberíamos ser cientos los que estamos paralizando acá. El problema es que la gente se acobarda, tiene miedo de contagiarse, de enfermarse, de que sea inútil la lucha. La gente está deprimida”.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zaydee Sanchez (@zaydee.s)

 

CategoriesSin categoría
Reportar Sin Miedo

Periodismo diverso y participativo de interés público

  1. Pingback:Cómo un empresario usa el fundamentalismo religioso para atacar a los grupos LGBTIQ+ en Honduras | Reportar sin Miedo

  2. Pingback:Las ZEDE: peligra la soberanía de Honduras

Deja un comentario