L

Los refugios para solicitantes de asilo LGBTQ en la frontera entre México y EE.UU. están «desbordados»

Casi 50 personas viven en el Jardín de las Mariposas en Tijuana

Por Michael K. Lavers

Nota publicada originalmente por el Washington Blade

La vista desde el patio trasero del Jardín de las Mariposas, un refugio para solicitantes de asilo LGBTQ en Tijuana, México, a finales de mayo de 2021. (Foto cortesía de Jon Atwell/Alight)

Tijuana, México. Marvin es un hombre gay de 23 años de Dulce Nombre, un municipio del departamento de Copán en Honduras.

Salió de Honduras con una caravana de migrantes el 13 de enero de 2020 para escapar de la discriminación que, según él, habría sufrido si su familia y sus vecinos supieran que es gay. Marvin pasó ocho meses bajo la custodia de los funcionarios de inmigración mexicanos hasta que lo liberaron el pasado noviembre.

Estaba en la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana en abril cuando un primo le dijo que su hermano menor había sido asesinado. Marvin, que actualmente vive en el Jardín de las Mariposas, un refugio para solicitantes de asilo LGBTQ en Tijuana, comenzó a sollozar cuando el Blade vio una foto del cuerpo de su hermano en la morgue de San Pedro Sula, la segunda ciudad más grande de Honduras.

«Él no se metía con nadie», dijo Marvin.

Marvin es una de las 47 personas que vivían en el Jardín de las Mariposas cuando el Blade lo visitó el 12 de julio. La capacidad máxima del refugio es de 40 personas.

Una mujer lesbiana que pidió al Blade que no publicara su nombre dijo que huyó de El Salvador en enero después de que miembros de la pandilla MS-13 la amenazaran con matarla porque no podía pagarles el dinero que le exigían. Dijo que miembros de la 18, otra pandilla, atacaron a su hijo después de que este se negara a vender drogas.

«Le pegaron muy fuerte; muy, muy fuerte», dijo la mujer lesbiana al Blade en el Jardín de las Mariposas, hablando entre lágrimas.

Olvin, un hombre gay de 22 años de El Progreso, una ciudad del departamento de Yoro, en Honduras, abandonó el país en enero.

Dijo que él y su pareja de tres años vivieron juntos en Tapachula, una ciudad del estado mexicano de Chiapas que está cerca de la frontera del país con Guatemala, durante varios meses. Olvin dijo que los pandilleros los amenazaron y sufrieron discriminación por su orientación sexual.

Olvin declaró al Blade que una noche rescató a su pareja de un edificio de apartamentos después de que se negara a vender drogas, y corrieron a un parque cercano. Olvin, que estaba llorando cuando habló con el Blade en el Jardín de las Mariposas, dijo que se fue de Tapachula unos días después sin su pareja.

Olvin llegó al refugio unas horas antes de la visita del Blade. Dijo que quiere pedir asilo en Estados Unidos.

«Quiero vivir en un lugar seguro», dijo Olvin.

Kelly West es una mujer transgénero que huyó de la discriminación y la persecución que dijo haber sufrido en Jamaica.

Voló a Ciudad de Panamá y luego a la ciudad mexicana de Guadalajara antes de llegar a Tijuana el 16 de junio. West dijo que ella y un grupo de otros ocho solicitantes de asilo LGBTQ intentaron «pasar la línea de la frontera» entre México y Estados Unidos, pero la policía mexicana los detuvo.

«Tuvimos que correr por nuestras vidas», dijo West al Blade en el Jardín de las Mariposas. «Incluso corrí sin mis zapatos. Salté por un puente».

Dijo que ella y tres de los otros solicitantes de asilo con los que trató de entrar en EE.UU. fueron a otro refugio para solicitantes de asilo LGBTQ en Tijuana, pero estaba lleno. West dijo que el refugio les remitió al Jardín de las Mariposas.

«Me gusta mucho estar aquí», dijo al Blade. «Aquí puedo ser quien quiera, puedo vestirme como quiera. Puedo llevar mis tacones, puedo llevar mi pelo. Puedo ser femenina todos los días».

Kelly West, una mujer transgénero de Jamaica que ha pedido asilo en Estados Unidos, habla en el Jardín de las Mariposas, un refugio para migrantes LGBTQ en Tijuana, México, el 12 de julio de 2021. (Foto del Washington Blade por Michael K. Lavers)

Jaime Marín, que dirige Jardín de las Mariposas con su madre, Yolanda Rocha, señaló que algunos residentes estaban durmiendo en una tienda de campaña en el patio trasero porque el refugio está por encima de su capacidad.

«Estamos sobrepoblados con muchos residentes», dijo Marín al Blade.

El Título 42, una norma de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que cerró la frontera sur a la mayoría de los solicitantes de asilo y migrantes debido a la pandemia de coronavirus, sigue vigente.

La vicepresidenta Kamala Harris y otros funcionarios de la administración han reconocido públicamente que la violencia basada en la orientación sexual y la identidad de género es una de las «causas fundamentales» de la migración desde Honduras, El Salvador y Guatemala. La Casa Blanca ha dicho a los migrantes que no viajen a la frontera entre Estados Unidos y México, pero Marín dijo que el número de personas que han viajado a Tijuana desde que el presidente Biden asumió el cargo ha aumentado drásticamente.

La anterior Casa Blanca obligó a decenas de miles de solicitantes de asilo a tramitar sus casos en México bajo su programa de Protocolos de Protección al Migrante. El 1 de junio, el gobierno de Biden puso fin oficialmente al MPP.

«El proceso ha sido más fácil, lo que significa que ya no se quedan meses o años», dijo Marín al Blade. «Presentan su solicitud, digamos hoy, y reciben una respuesta para una fecha en dos semanas. Básicamente están en Estados Unidos en un mes».

Marvin espera utilizar la foto del cuerpo de su hermano en la morgue y los artículos de los periódicos hondureños sobre su asesinato como pruebas para apoyar su caso de asilo. Sin embargo, Marvin aún tiene que encontrar a alguien que lo patrocine.

«Mi objetivo… es ir a Estados Unidos», dijo.

Marín dijo al Blade que los otros dos refugios para solicitantes de asilo LGBTQ en Tijuana también están al máximo de su capacidad. Marín dijo que los funcionarios de inmigración de Estados Unidos también están «abrumados» con nuevas solicitudes de asilo.

«Podría tomar un poco más de un mes debido a la cantidad de personas que básicamente están llegando y sólo tenemos que aumentar el trabajo que hacemos porque estamos recibiendo mucho más trabajo también», dijo al Blade. «Además estamos desbordados».

Un incendio destruyó un albergue para migrantes administrado por lesbianas en Mexicali el 9 de julio

El Centro Comunitario de Bienestar Social (Cobina) de Mexicali, ciudad fronteriza situada a unas dos horas y media al este de Tijuana, es un grupo que atiende a personas LGBTQ y a otros grupos vulnerables.

Dirige tres refugios para migrantes en la ciudad, que limita con Calexico, California, en el Valle Imperial de California. Un incendio eléctrico que destruyó el Refugio del Migrante de Cobina el 9 de julio desplazó a los 152 migrantes de Guatemala, El Salvador, Honduras y otros países que vivían allí.

Un incendio eléctrico el 9 de julio de 2021 destruyó un refugio para migrantes en Mexicali, México, que administra el Centro Comunitario de Bienestar Social (Cobina), un grupo local LGBTQ. (Foto cortesía de Juan Gutiérrez)

Algunos de los residentes del refugio estaban viviendo en las oficinas de Cobina cuando Blade los visitó el 12 de julio.

«Necesitamos recursos para reconstruir el refugio, para comprar madera, para comprar todo lo que se necesita», dijo al Blade la presidenta de Cobina, Altagracia Tamayo.

La Organización para el Refugio, el Asilo y la Migración ha recaudado 2,600 dólares para que el Cobina los utilice con el fin de comprar ropa, alimentos y pañales para los migrantes desplazados y sus hijos. Los fondos de la ORAM también permitirán al Cobina adquirir unidades de aire acondicionado portátiles. (La temperatura en Mexicali era de 108 grados cuando el Blade informó desde allí).

Tamayo dijo al Blade que el Cobina ha estado trabajando con la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones para ayudar a los migrantes desplazados.

Dos mujeres y un niño que vivían en un refugio para migrantes administrado por el Cobina en Mexicali, México, que se incendió el 9 de julio de 2021, estaban viviendo en las oficinas del Cobina cuando el Washington Blade los visitó tres días después. (Foto del Washington Blade por Michael K. Lavers)

El Jardín de las Mariposas se mudó a una nueva casa en mayo. Está a menos de cuatro millas de El Chaparral, el principal puerto de entrada entre Tijuana y San Diego.

Alight, antes conocida como la Agencia Americana para los Refugiados, colaboró recientemente con la ORAM en la instalación de cámaras de seguridad y en la compra de nuevos muebles para el Jardín de las Mariposas. También pintaron el refugio y un mural, instalaron calentadores solares en el techo, sembraron plantas y renovaron el patio trasero.

Este trabajo forma parte de la iniciativa «Un pedacito de hogar» de Alight, que trabaja para mejorar los albergues para migrantes y refugiados en la frontera.

«Esto es bonito porque nos están ayudando y no nos están dejando tirados», dijo Marín al Blade. «Básicamente nos están dando esperanza para continuar esta lucha que tenemos».

Literas en una de las habitaciones del Jardín de las Mariposas. (Foto cortesía de Jon Atwell/Alight)
Alight ha estado trabajando con el Jardín de las Mariposas para realizar mejoras en su refugio para solicitantes de asilo LGBTQ en Tijuana, México. (Foto de Jon Atwell/Alight)
Alight ha estado trabajando con el Jardín de las Mariposas para mejorar su refugio para los solicitantes de asilo LGBTQ en Tijuana, México. (Foto de Jon Atwell/Alight)

CategoriesSin categoría
Reportar Sin Miedo

Periodismo diverso y participativo de interés público

Deja un comentario